Practicing the path: a commentary on the Lamrim Chenmo. Fragmento.

1. Los tres tipos de sufrimiento.

Yangsi Rinpoche. Practicing the path: a commentary on the Lamrim Chenmo. Boston, Wisdom Publications, 2003. (Pp. 212-213).  (Traducido por María A. García; revisado por Alberto Fournier).

Los tres tipos de sufrimiento

Ahora nos movemos a la clasificación final dentro de las explicaciones del verdadero sufrimiento y de la verdadera causa, que es la contemplación en los tres tipos de sufrimiento.

Por favor recuerden que cuando reflexionamos en el sufrimiento, debemos tratar de entender que éste no surge inherentemente por medio de su propia naturaleza. Cada tipo de sufrimiento surge y existe debido a causas y condiciones, debido a la interdependencia. Como no existe inherentemente, es definitivamente posible eliminar sus causas y así erradicar el sufrimiento en nuestras vidas para siempre.

El primer tipo de los tres tipos de sufrimiento es el sufrimiento del sufrimiento. Ésta es la manera más común y burda de sufrimiento, y es fácilmente reconocible en nuestras vidas cotidianas. El segundo de los tres tipos de sufrimiento es el sufrimiento del cambio.

El sufrimiento del cambio opera en el contexto de todas esas cosas en nuestras vidas que ordinariamente consideramos que constituyen la felicidad. De hecho, todos esos sentimientos de felicidad y placer que experimentamos en la existencia cíclica son en realidad, el sufrimiento del cambio. Los llamamos "felicidad” porque nos traen sensación de placer. Pero, de acuerdo a la filosofía budista, a lo que damos la etiqueta de "felicidad” es realmente solo el momento de alivio que surge entre una experiencia previa de sufrimiento y la próxima. Si tenemos un área sensitiva en nuestro cuerpo que nos pica terriblemente, al principio, cuando nos comenzamos a rascar se siente extremadamente placentero. Pero si nos rascamos por un tiempo largo, solo nos causaremos más dolor.

El tercer tipo de sufrimiento es el sufrimiento de condición todo permeante. Este tipo de sufrimiento que está siempre con nosotros - es un factor continuo y subyacente en  nuestra existencia. El sufrimiento del cambio, por el contrario, está allí algunas veces y en otras no está. Aunque el sufrimiento de condición todo permeante en su estado natural se siente como un tipo neutral de existencia, cuando  encontramos circunstancias adversas, causa sentimientos contaminados de sufrimiento. Cuando encontramos condiciones externas positivas o conducentes, causa sentimientos contaminados de placer o felicidad. Acumulamos karma basándonos en  el sufrimiento de condición todo permeante. Las experiencias de los primeros dos tipos de sufrimiento giran primordialmente alrededor de nuestros sentimientos -los objetivos de nuestros sentimientos, los aspectos de nuestros sentimientos y los objetos de nuestros sentimientos. Cuando tratamos de desarrollar el deseo de liberarnos del sufrimiento del sufrimiento y del sufrimiento del cambio, debemos renunciar no solo al resultado del sufrimiento mismo, sino también a las causas y condiciones que contribuyen a ese resultado.  Es importante tener la visión más amplia. Mientras estamos en el samsara, constantemente anhelamos  la experiencia de sentir.  Debemos tratar de comprender que cualquier sentimiento que experimentamos en la existencia cíclica está contaminado, amarrado a la naturaleza del sufrimiento. Cuando experimentamos sentimientos de placer, desarrollamos pensamientos obsesivos de apego. Cuando experimentamos sentimientos de infelicidad, desarrollamos pensamientos de ira y odio. Los sentimientos neutrales nos causan el desarrollar confusión e ignorancia. Como resultado de todos estos engaños, acumularemos karma negativo y eventualmente experimentaremos la maduración de resultados negativos. Los sentimientos que producen la mente de ira traen renacimientos en el reino de los infiernos; los que producen apego traen renacimientos en el reino de los espíritus hambrientos; y los que producen ignorancia traen renacimientos en el reino animal. El sufrimiento de condición todo permeante es como estar atado a la carga del karma y los engaños. Mientras estemos amarrados a esta carga, experimentaremos sufrimiento. El término "todo permeante” puede ser entendido en dos contextos.

Primero, el sufrimiento es todo permeante en el sentido de que se extiende a través de todo el samsara, desde el infierno de Avicci hasta el punto culminante del samsara. Segundo, el sufrimiento es todo permeante pues estamos enteramente bajo su control.

Cuando adiestramos nuestra mente a la renuncia basada en la contemplación de los tres tipos de sufrimiento, debemos comenzar con la contemplación del sufrimiento del sufrimiento, seguido por la contemplación del sufrimiento del cambio y entonces la contemplación del sufrimiento de condición todo permeante. Contemplar sobre los niveles más burdos del sufrimiento, primero nos inspirará a desarrollar aversión a los mismos y a reflexionar en sus causas. En esta manera, nuestras mentes serán llevadashacia la contemplación de las causas más sutiles del karma y los engaños.