• Tema 3

    Transformar la ira

    El resentimiento, el rencor, la confianza traicionada, la envidia, los celos y la ira hacia nosotros mismos son algunas de las fuentes de sufrimiento que provienen de la ira. Podemos salir de estos sufrimientos usando los antídotos adecuados para liberar todas estas emociones y llegar a la paz. 

    Es posible llegar al punto donde la ira no surge más en la mente, sin importa que digan, cómo hablen de uno, o lo que otros hacen, la mente no siente ira, se mantiene tranquila y feliz. Llegar a este punto, no significa simplemente aceptar las situaciones, sino actuar con sabiduría, amor y compasión.