• Tema 1

    La ira ¿amiga o enemiga?

    Contrario a lo que creemos, la ira nos lleva a la pérdida de nuestro propio poder. Para trabajar con nuestra ira necesitamos reconocer que la tenemos y que es un estado mental aflictivo. 

    Para recuperar nuestro poder debemos ser capaces de cultivar una mente fuerte, que puede sostenerse en el sufrimiento o la crítica  y afrontar la adversidad.  La ira es un proceso mental. Es la mente la que hay que transformar, no el exterior y esto ocurre cuando aplicamos los antídotos.