Usuario

Contraseña

¿Olvidaste tu contraseña?

Programa de Formación. Módulo 3: Entrenarse en la meditación

Objetivo: 

Practicar intensamente la meditación shiné o de calma mental.

Número de sesiones: 
12
Actividades de aprendizaje: 
Meditación guiada todos los días durante 13 semanas (en horario libre)
Periodo del curso: 
De Agosto 11, 2018 hasta Noviembre 3, 2018
Apertura de inscripciones: 
Agosto 11, 2018
Descripción: 

La meditación de calma mental (shámata o shiné) hoy en día se está aplicando para diferentes fines como el manejo del dolor físico o el estrés, sin embargo estos beneficios representan solo un fruto parcial de lo que la práctica meditativa implica. En el camino budista la meditación no es solo otro método para conocer y disciplinar nuestra mente sino que es una condición para poder liberarnos completamente del sufrimiento y llegar a la meta final de todo el camino espiritual: la iluminación.

En este módulo, durante 12 semanas de sesiones diarias de práctica guiada, vamos a ir aprendiendo a meditar integrando gradualmente las dos áreas de este adiestramiento, shámata (o calma mental) y meditación analítica. Aunque paulatinamente se van dando algunos elementos teóricos que ayudan a comprender y guiar el proceso meditativo durante la sesión, el enfoque es principalmente práctico con el propósito de ayudar a los estudiantes a vivir directamente la experiencia meditativa y a ir aprendiendo de su propia práctica.

En el contexto del Programa de Formación, desde el módulo de Lam rim y el de trabajo con la conducta, así como los módulos siguientes de manejo de las así como los módulos siguientes de manejo de las emociones y la generación de la bodhichita relativa y absoluta, la meditación es un factor clave para permitir que la comprensión de la realidad que vamos desarrollando vaya incorporándose a nuestra manera de ser, de pensar, de hablar y de actuar. Esta integración tan necesaria es posible porque la meditación es un método preciso para observar y reconocer nuestros patrones mentales, para ser capaces de ver la actividad de la mente y de intervenir conscientemente en ella.

La práctica meditativa habitual nos aporta experiencia y familiaridad con el entrenamiento en sí de la mente, nos permite ver las perspectivas que adopta, los objetos con los que se relaciona, el modo en que lo hace, el efecto que tiene en su estado general frecuentar esos objetos de atención y esas perspectivas. De este modo vamos teniendo poco a poco mayor comprensión, mayor habilidad y más libertad en el cultivo de nuestra mente.

Este curso constituye el tercer módulo del Programa de Formación, por lo que sólo se puede cursar cuando se ha concluido satisfactoriamente el módulo 1: Lam Rim. Camino al despertar y el módulo 2: Vivir la transformación: la conducta.